viernes, 28 de abril de 2017

Más libros de este año 2017

Comenzamos en casa los reyes con Guía del mal padre de Guy Delisle, del que somos fans. Y con motivo de la noche de los libros, la semana pasada nos acercamos a Panta Rhei a por más: Guía del mal padre 2 y Guía del Mal padre 3.





Tuve en las manos dos libros más, uno de Olivier Tallec para niños y otro, el nuevo cómic de Camille Jourdy, Juliette, que tengo apuntado ya para la próxima feria del libro de Madrid.

En mi cumpleaños, no hubo un gran acierto con la historia. Aunque me gusta mucho cómo está trabajando Beatrice Alemagna últimamente, no puedo decir que sus historias me lleguen igual. Mi biblioteca se ha engrosado con Un gran día de nada. Creo que había sido seleccionado por el gremio de libreros como libro del año, pero yo tengo otros títulos y otras fechas de libros a conseguir.




sábado, 22 de abril de 2017

Tarjeta de felicitación

Inspirándome en los motivos folk-nórdicos, realicé esta tarjeta de felicitación para una pareja de amigos.


viernes, 21 de abril de 2017

Cartel para la obra de teatro en italiano anual de la EOI

A pesar de que este año o me prodigo como actriz en la obra, sin embargo, como viene siendo habitual, diseño el cartel y las invitaciones del mismo.







martes, 11 de abril de 2017

Concurso logotipo Mancomunidad del Alberche

Tras la espera del fallo del jurado que no llega, ni se manifiesta, etc. publico mi propuesta al concurso considerando que mi participación ya no es secreta y negando los derechos de imagen para el fin del susodicho concurso.

En este caso sólo era posible una propuesta.




Concurso DOP Vinos de Cebreros

Viendo que el fallo del jurado no se ha pronunciado, al publicar mis propuestas queda reflejada mi negativa a seguir participando en dicho concurso. Las imágenes no tienen cedidos ninguno de los derechos a tal fin.

Las propuestas presentadas fueron:







Las propuestas iban acompañadas de variantes en monocromo para hacer referencia al tipo de vino.



Concursos fantasma



El año pasado me dispuse con entusiasmo a participar en una serie de concursos. Alguno lo gané y todo.

Mi reflexión al respecto viene dada por la condición de partida de que cuando uno decide participar en un concurso, asume que su trabajo pueda no ser recompensado, es decir, no se lleve el gato al agua y gane el concurso. Eso está claro.

Lo que hace que me hiervan las vísceras o mis entrañas (en mi interior soy muy airada, aunque mantenga la calma y la educación por principio), es que dichos concursos no se resuelvan y tu trabajo espere en algún sitio oculto en vísperas de no sabemos qué.

Mis últimas participaciones en tres de ellos no han sido nada satisfactorias. De qué sirve el investigar, el buscar inspiración, el mejorar cómo resolver la problemática de algo en concreto, en quedarte hasta las tantas delante del ordenador para poder entregar las propuestas en fecha, en enviarlas por correo certificado (en caso necesario),...etc. si nunca se hace público el fallo del jurado; aunque sea declarado desierto.

Bueno, pues ahora toca desvelar cuáles han sido los concursos y cuáles las propuestas...

el primero de ellos ya lo publiqué el año pasado. Se trataba de la mascota/ardilla para la Asociación de la Villa del Grumello en Italia. en el Lago de Como. Fue curioso que la participación era restringida, me invitaron ellos a participar, y a pesar de tener marcada una fecha de resolución, jamás se hizo público el fallo del jurado. Me dio rabia que al mismo tiempo estaba preparando otras cosas...

el segundo, aún sin publicar, es el concurso de la Denominación de Origen de Vinos de Cebreros, que si no recuerdo mal se fallaba en julio 2016. La entrega no recuerdo si era en junio  o julio, pero vamos, que ya ha llovido bastante y tras infructuosas tomas de contacto con la organización, a 11 de abril 2017, ya me he cansado de esperar una resolución.

el tercero, corresponde a un logotipo para la Mancomunidad de municipios del Alberche de la parte abulense. Este cerraba el plazo en febrero 2017 y estaba publicado en el boletín oficial de la provincia. Aún estoy a la espera...




Sin tiempo para escribir

Hay veces no nos da la vida para ocuparnos debidamente de todo, y uno de mis aspectos olvidados ha sido el blog.

Después de ver la maravillosa exposición de Catany, estuve a ver la de Castro prieto en Tabacalera, la de los fauvistas en la Mapfre, la de Renoir en la Thyssen y la de Czerny en el Abc. De todas ellas tengo mi opinión personal y me gustaría hacer una reseña como es debido aunque sea a posteriori.

sábado, 28 de enero de 2017

Catany por fin y al final



A pesar de haber asistido a uno de los talleres en torno a la exposición del mallorquín, no quedó tiempo de disfrute de la muestra y el período de espera se alargó mucho. Se alargó tanto que lo dejé para el último fin de semana de exhibición.

Y lo cierto es que disfruté muchísimo. Me alegró poder ver el documental preparado a tal efecto, extraído de otro anterior, y después bajé a recrearme con sus fotografías y a llorar en silencio. Me emocioné tanto que lloré delante de sus Natures mortes.

Descubrí a Catany en mis primeros años de carrera. Cuando tenía tiempo y buscaba inspiración, conocer otros autores, otras propuestas, otros modos de ver, cayó en mis manos un ejemplar de Soñar en dioses perteneciente a la biblioteca de BBAA. Es una lástima que no se haya vuelto a editar, porque lo deseo con toda mi alma en mi biblioteca. Y Catany me inspiró. Me gustaban tanto sus desnudos como sus bodegones y retratos. Quizás algunas de sus paisajes correspondientes a La meva mediterranea, me resultaron algo barrocos. Me sorprendieron sus formatos en la exposición años atrás en la Fundación Telefónica, y me hicieron desear viajar a Villa Adriana en Tivoli, por poner un ejemplo.

Me alegró y entristeció a la vez el comprobar la cantidad de obra autoeditada por el autor. Ha sido una pena no poder echar un ojo a los libros. Me quedo con las ganas de saber cuál ha sido el equipo de edición que ha llevado a cabo esos volúmenes.

Y para terminar también, algo o muy poco he conocido en torno a la figura de Alain d'Hooge, ahora que lleva la Fundación de Toni Catany. Investigando su labor de galerista, lleva a otros autores amados como Bernard Plossu y García-Alix.


viernes, 27 de enero de 2017

Libros de este año 2017

La verdad es que no hemos comenzado con una gran aportación en número de libros a mi biblioteca personal, pero sí estoy contenta porque uno de ellos era muy deseado, concretamente el Mono sapiens de Davide Calì y Gianluca Foli.



No recuerdo si ya lo he comentado, pero se trata de un álbum magnífico donde confluyen un texto de gran sensibilidad y una gráfica que lo complementa de manera sublime. No siempre sucede así.




Con el otro libro tuve una corazonada y sabía que vendría. Se trata del segundo Artbook de Rebeca Dautremer, Dautremer y viceversa. Debo ser sincera cuando afirmo que no he tenido tiempo de verlo con detalle. Estos últimos meses están siendo agotadores y plagados de compromisos.

jueves, 12 de enero de 2017

Taller en Cuando ir era volver, de Catany

El mes de noviembre pasado, con la inauguración muy reciente de la exposición de fotografía de Toni Catany en el Canal de Isabel II, en su sede de la calle Santa Engracia, fuimos a un taller participativo y creativo.

La verdad es que el tiempo no nos acompañó demasiado, pues hubiese sido muy bello el realizar las tomas en el exterior. Aquí comparto el enlace a la página de Flicker con el álbum correspondiente.

He de señalar dos cosas: una es que me alegró saber sobre las intenciones de crear una casa-museo del artista; y la otra es que pese a haber realizado el taller, la visita a la expo fue muy selectiva, y por lo tanto no la he visto completa. Sí que recuerdo una fantástica del autor en el espacio de Fundación Telefónica, claro que en esta de ahora, hay presentes una serie de rarezas que no se habían expuesto antes.

Os dejo con dos de mis fotografías de estudiante influenciadas de algún modo por las Natures mortes de Catany. No tienen nada que ver con el proceso de trabajo del autor. Sólo con las flores, para hablar de mujeres.


Mi homenaje particular a Catany, del portfolio Flores, en mis años de estudiante, allá por 2002?



La espera, del mismo portfolio. Imagen que pertenece al imaginario común.